Constanza Rojas / constanzarojas50@gmail.com

¿Cómo un astro se diferencia en el firmamento?  ¿Cuándo sabemos que la estrella brillara por la eternidad? ¿Cómo es posible que todo el mundo pueda observar y admirar una misma estrella?

A Jaime lo despertó el silencio. Ese instante fugaz entre el sueño profundo y el amanecer de un nuevo día,  él entre abrió sus ojos y observó su cuarto, todo se encontraba igual que la noche anterior.

En la repisa aun descansaba el guante que había tirado allí. Bajo las escaleras y encontró a su padre con una taza en mano y cuestionó desde las escaleras  – Papá, recuerdas las preguntas de ayer, no las respondiste- y se incorporó por completo a la cocina.

-Las recuerdo, toma el desayuno y prepárate para salir – El día anterior mientras regresaban a casa, Jaime miraba el cielo desde la ventana del carro, y cuando estaban por llegar a su destino hizo algunas preguntas a su padre.

No obtuvo respuesta porque el señor Pablo, pie en casa, recibió una llamada y lo antes cuestionado se desvaneció en el aire. – Lo de hoy es importante, será un viaje un poco largo hasta llegar, Jaime apresúrate. –

El itinerario de casa de hizo rápido y cuando padre e hijo estuvieron en el auto,  Jaime dijo – dijiste ayer que me contarías sobre las estrellas- a lo que el padre abrochó su cinturón y con la mirada en su hijo le respondió – Te contare la historia de un astro de carne y hueso- y emprendieron camino hasta un recinto anhelado.

-Hijo, esta estrella nació acá, en Venezuela, cerca de donde vive la abuela, en Maracay, tenía 15 años cuando supo que podía conseguir un contratado para jugar de beisbol profesional y hoy con 27 años ha trabajo duro para tocar el firmamento. 

Papá  ¿qué lo hace un estrella? – Aquí ambos se miraron y su padre continuo – Es un astro desde el 2011, cuando debutó en las Mayores con los Astros de Houston.  – Creo que ahora entiendo- afirmó el joven.

Jaime estaba comprendiendo  la metáfora, su padre le contó sobre José Altuve, quien es considerado una estrella del juego de pelota, actualmente  está viviendo una de las mejores etapas, tiene el carácter arraigado en la piel y en donde se para es reflejo de dedicación y esfuerzo.

El astro criollo guió al equipo hasta ganar la Serie Mundial.

– Jaime, en el 2016, este muchacho dejó  average de .338, conectó 42 dobles, anotó 108 carreras   y trajo al home plate a 96 compañeros, ¿sabes qué logro con eso? –  Sí, lo recuerdo papá, él  recibió el premio a Jugador del año en la entrega de los Players Choice, tú estabas emocionado por eso. – Ciertamente hijo, y ahora es dueño absoluto del segundo cojín en la escuadra sideral.

Pablo le contó a su hijo de las conquistas logradas por el magallanero; líder en bases robadas en las temporadas 2014 y 2015

Premio Hank Aaron de la Liga Americana (2017)

Bate de Plata como segunda base en los años  2014; 2015; 2016 y 2017

Guante de oro en el 2015

Jugador del Año, elegido por la Asociación de Jugadores de la MLB  dos años seguidos: 2016 y 2017

5 juegos de estrellas: 2012; 2014; 2015; 2016 y 2017

Premio al jugador más valioso de la liga americana en el 2017 y su logro más reciente, llevar a  su equipo a ganar la Serie Mundial.

Faltaba menos de un kilómetro para que la dupla llegara a su destino y mientras conversaban Jaime preguntó – ¿Por esos logros me llevas siempre a entrenar papá? – Pablo  hecho un breve vistazo a su hijo y respondió.

– Por ese tipo de hazañas lo hago, esos son los retos, las metas,  el sueño de todos los jugadores y de su familia, para eso te formas desde pequeño, Jaime, esas son las satisfacciones para quienes escogen el deporte como profesión. –

El maravilloso mundo de las grandes ligas, ha visto crecer al astro criollo de forma constante, con 1.65 cm de estatura, Altuve rompió paradigmas, quebró prejuicios y se ha mostrado como una figura perseverante.

Desde que son los Astros de Houston, el equipo nunca  había ganado la Serie Mundial, la chispa que representa el eléctrico, ha sido un pieza fundamental para los Astros que tienen un line up mestizado entre jovialidad experiencia.

Hijo, es así, con esfuerzo, dedicación y pasión es que una estrella se afianza en el firmamento, de esa forma brilla tanto que en todo el mundo la pueden ver y saben su nombre – Pablo decía esto mientras llegaban al juego, había respondido las preguntas de su hijo.

El padre, estacionó su carro y emprendió camino hasta la entrada del estadio donde el equipo de su hijo jugaría la jornada dominical acostumbrada.

Con la premisa de que el juego de pelota se disfruta y se siente en el pecho, detuvo a Jaime y le dijo – Ama lo que haces y obtendrás recompensas hijo- continuo un saludo de manos y Jaime dijo – Seré un astro criollo papá. –