Victor López

Gerardo Parra y José Alberto Martínez están teniendo cada uno temporadas muy buenas desde el aspecto ofensivo en las Grandes Ligas. Dos peloteros que pueden ser usados como el mejor ejemplo posible de “aprovechar las oportunidades”. El zuliano, por su parte, ha visto acción en 91 duelos de los Colorado Rockies y es pieza clave en las aspiraciones de postemporada de los de Denver. Por otro lado, Martínez se ha desempeñado como el bateador emergente estrella de los St. Louis Cardinals y sus números demuestran la valía y el aporte ofensivo que ha inyectado en la novena de Mike Matheny.

Ha conectado 10 cuadrangulares (segunda marca más alta en su carrera), ya empujó 62 carreras (lo más alto de su carrera en una campaña)

Parra está en un promedio de bateo espectacular de .341, el más alto de su carrera por mucha distancia, sin embargo, tras su visita en junio a la lista de lesionados por 10 días por problemas en su pierna derecha, el venezolano no podrá optar para el campeonato de bateo de la Liga Nacional por no cumplir con el mínimo de turnos. A Colorado le restan 30 partidos en el calendario y el criollo posee 331 turnos, 172 menos que los requeridos. Necesitaría promediar cerca de 6 turnos por encuentro para llegar a los 503 exigidos, cosa que parece poco probable.

Su mejor mes del año fue julio, luego de su regreso de las lesiones el venezolano regresó en gran ritmo, bateando para .443 en ese mes (27 hits en 61 turnos legales) con 2 HR y 17 impulsadas en 16 juegos.

Esta temporada es la mejor a la ofensiva de Parra en sus nueve años en la MLB, ha conectado 10 cuadrangulares (segunda marca más alta en su carrera), ya empujó 62 carreras (lo más alto de su carrera) y tanto su slugging (.505) como su porcentaje de embasado (.372) son récords personales para el venezolano.

En el aspecto defensivo, en el que siempre se ha destacado el zuliano y sus dos guantes de oro (2011 y 2013) lo sustentan, también está teniendo una temporada ejemplar. El venezolano ha participado a la defensiva en un total de 82 juegos en el outfield y sólo ha cometido dos errores y posee un buen número de asistencias con 8, números que podrían ser útiles en la búsqueda de su tercer galardón defensivo en las Grandes Ligas.

Por su parte, José “Cafecito” Martínez ha sido el pelotero que ha dejado la más grata impresión en apenas su segunda temporada en las mayores. El venezolano ha sido pieza importante en el año de los Cardinals y su valoración ha crecido con el pasar de los encuentros. El hijo de Carlos “Café” Martínez ha sabido aprovechar cada oportunidad que le ha brindado el mánager Mike Matheny y ha puesto números de ensueño para su carrera.

El mejor mes del “Cafecito” en esta temporada fue el mes inicial.abril.

El nacido en La Guaira ha participado en 79 encuentros de los Cardinals y en 40 oportunidades jugó desde el inicio, el jardinero tiene un respetable promedio de bateo de .284  con 10 cuadrangulares y 28 impulsadas. El criollo figura en el top 15 de todas las estadísticas contables entre peloteros de los Cardinals, muestra de la consistencia que sostiene en la actual temporada.

Lo llamativo de su año ofensivo, es la buena cantidad de cuadrangulares en su, relativamente, bajo número de turnos oficiales al bate. El venezolano tiene un promedio de un jonrón cada 20.6 turnos y conecta un hit cada 3.9 apariciones en el plato. Si llevamos esta frecuencia a un año en el cual su cantidad de turnos sea del mínimo de 503 (3.1 turnos por juego del equipo), su proyección de hits sería de 129 y su cantidad de vuelacercas se proyectaría hacia los 24 o 25, números excelentes para un pelotero que esperó por mucho tiempo su oportunidad en las mayores y está aprovechando cada momento de la misma.

El mejor mes del “Cafecito” en esta temporada fue el mes inicial, abril, en el cual ligó un promedio de bateo de .342 con 13 imparables en 38 turnos. Su año empezó de forma enfática, pues en la jornada inaugural, en su primera oportunidad en el plato, conectó un doblete como emergente en el noveno inning ante los Chicago Cubs, significando la carrera del empate en la eventual victoria de St. Louis en extra innings.

Defensivamente también ha destacado, pues posee sólo un error en 280 entradas y un tercio jugado como jardinero en un total de 55 oportunidades.