Luego de un año de pandemia las grandes ligas regresan en medio de algunos de cambios, en el terreno y en las tribunas.

Más seguridad en las tribunas dirigida a la distribución de los fanáticos en las gradas. Con el objetivo principal de manter distanciamiento social.

El uso de productos de limpieza de última generación, desarrollados recientemente, para combatir el virus Covid-19.

Los Marineros, por ejemplo, vendieron 9.000 entradas para el día inaugural, un estadio que tiene una capacidad de 47.943 fanáticos.

En las Mayores seguirán con el corredor en segunda al inicio de cada entrada extra, los roster de 26 peloteros, mientras que el bateador designado solo en la Liga Americana.

Tal vez muchos cambios no se noten de inmediato, puesto que será en las menores el escenario para desarrollar tales propuestas.

Las almohadillas aumentaran su tamaño, de 15 (38 cm) a 18 (45 cm) pulgadas cuadradas. Lo cual dará a los corredores un incremento en las probabilidades de robar una base o alcanzar un infield hit.

Las nuevas almohadillas son fabricadas con un material que facilita el agarre en días con lluvias o humedad. El home plate se mantiene igual.

Esa modificación se vivirá en la antesala a las mayores, en Triple-A

En la categoría Doble-A las formas en que los equipos coloquen a los jugadores en el infield será limitada: en cualquier formación defensiva todos los equipos deben tener al menos cuatro jugadores en el infield, eso incluye ambos pies en el infield. Y dos de cada lado de la segunda base a mitad de temporada si son positivos los resultados.

En la Clase-A fuerte, los lanzadores tendrán que retirar el pie del cajón de pitcheo para intentar sorprender a los corredores.

Mientras que en Clase-A suave, los lanzadores solo podrán intentar sorprender a un corredor en dos ocasiones, si lo intenta una tercera vez y no lo pone out entonces se acreditará balk al lanzador.

Parecen cambios drásticos, sin embargo, si de algo estamos seguros es que después de la aparición del Covid-19 la cotidianidad ya no será como la vivíamos antes del virus.

De momento solo disfrutemos del juego de pelota.

Advertisement