El presidente de la de la Liga, Ban Johnson, no estaba conforme y citó a los involucrados

@tonyfloresbbc

A lo largo de la historia de las mayores se ha disfrutado en varias ocasiones de una carrera por la consecución de un logro, las más importantes son la de esos equipos que luchan por terminar primero en su división, ya que de eso se trata una temporada de béisbol, pero hay otras que son individuales, bateadores que pugnan por finalizar primero en jonrones o en promedio de bateo por ejemplo.

De esta última vamos a tomar una de más de cien años, porque en 1910 Ty Cobb y Nap Lajoie compitieron hasta el último día por la corona de bateo, pero no porque hayan mantenido unos promedios muy parejos, sino que ese año la empresa automotriz Chalmers Automobile Co, se comprometió a entregar un vehículo Chalmer 30 del año, al líder bate de cada liga.

Así que Ty Cobb, de Tigres de Detroit, líder bate en las tres campañas anteriores, tuvo otra de sus acostumbradas temporadas y para el 7 de octubre era líder bate con 385 puntos.

El segundo lugar era ocupado por Lajoie con un promedio .376 y tercero Tris Speaker de los Medias Rojas de Boston con un lejano, pero nada malo, average de .340.

Cobb era el rey de los bateadores por cuarto año en fila, pero con un carro en juego prefirió no jugar los dos últimos encuentros de la temporada, indicando molestias en uno de sus ojos. El 8 de octubre Najoie jugó ante Carmelitas de San Luis y bateó de 4-1, así que su promedio bajó a .375.

Aunque los datos de la época no eran fidedignos, y ellos lo sabían, la diferencia era abismal para el tiempo que quedaba. Solo dos juegos le restaban a los Indios de Cleveland y lo jugaron en un doble juego el 9 de octubre en el Sportsman’s Park de San Luis.

En su primer turno Napoleon Lajoie conectó un sólido batazo al jardín central que encontró desubicado al novato Hub Northen y logró apuntarse un triple.

Pero en la defensiva de San Luis había algo atípico, el tercera base Red Corriden jugaba muy atrás, al borde de la grama de los jardines, así que en los siguientes turnos Lajoie se dedicó a batear corto por tercera y se apuntó tres infieldhits, en un quinto turno bateó por el campo corto, Bobby Wallace le llegó a la bola pero la perdió brevemente y Lajoie llegó quieto en primera le dieron sacrificio y error para el shortstop, bateó de 4-4 y su promedio se ubicó en .379.

En el segundo juego no hubo mayor drama Nap Lajoie se dedicó a tocar la bola por tercera y llegar a salvo a la inicial, bateó de 4-4 y elevó su promedio a 386, apoderándose del título de bateadores y de las llaves del vehículo, en teoría.

Algo no estaba bien. El antesalista Corriden, quien solo tenía un mes en las mayores, señaló que su mánager, Jack O´Connor, (exjugador de Indios de Cleveland y detractor de Cobb para más señas) le ordenó jugar muy atrás para evitar ser golpeado por una línea de Lajoie.

Se corrió el rumor que el coach de pitcheo de Indios Cleveland Harry Howell, envió al batboy del equipo para que convenciera al anotador oficial E. V. Parrish, que cambiara el error de Wallace por un hit para Lajoie y por ello le entregaría un traje nuevo, propuesta que no aceptó.

Pero a pesar de todo la Liga Americana anunció los promedios oficiales: Cobb, campeón bate con .3850687 y Lajoie segundo con 3840947.

El presidente de la de la Liga, Ban Johnson, no estaba conforme y citó a los involucrados: O’Connor, Howell y Corriden. Tras consultarlos señaló que no hubo nada deshonesto.

Sin embargo, O’Connor y Howell fueron sacados del béisbol para siempre. El presidente de la ensambladora, Hugh Chalmers, fue el más inteligente, le obsequió un carro tanto a Cobb como a Lajoie.

La polémica no terminó allí, en los años setenta una revisión turno a turno reveló que a Cobb le habían duplicado su actuación de un juego a finales de septiembre, así que al restarle tres turnos y dos imparables terminó por debajo de Lajoie .382 por .383.

Otra revisión en abril de 1981, confirmó las cifras, pero el comisionado Bowie Kuhn prohibió que se modificara la historia y que Ty Cobb continuara con su cadena de nueve títulos consecutivos desde 1907 hasta 1915.

Con respecto a lo sucedido Lajoie siempre limitó a decir que su carro siempre funcionó mejor que el de Cobb.

Mientras que la Chalmers fue autorizada a seguir obsequiando un carro, pero a partir de 1911 al jugador que fuese considerado el Más Valioso, por ello desde ese año hasta 1914 se entregó el Chalmers Awards en ambas ligas.