Ken Harrelson jugó en tres temporadas en Venezuela,con el Valencia y Leones del Caracas

@tonyfloresbbc

El pasado 11 de diciembre de 2019 de dio a conocer que Ken Harrelson fue elegido como el ganador de premio Ford C Frick, el cual se entrega anualmente a un locutor por sus grandes contribuciones al béisbol de Grandes Ligas.

Por ello es inmortalizado en el Salón de la Fama de Cooperstown con una placa en un área destinada para estos inmortales.

Sin bien Harrelson no estará junto a los peloteros, es bueno recordar que Ken El Halcón Harrelson fue pelotero y por lo pronto es uno de los seis jugadores de Grandes ligas que obtienen este honor por su trabajo como locutores y comentaristas, los otros son: Joe Garagiola, Bob Uecker, Jerry Coleman, Tony Kubek y Tim McCarver.

Además, es oportuno recordar que Harrelson mostró sus cualidades en el terreno durante tres temporadas en Venezuela.

Se inició en el béisbol en 1959 luego de firmar con los Atléticos de Kansas City. Luego de su cuarta campaña con el Bighamton Triplets, Clase A, donde bateó 38 con 138 remolcadas.

Jugó por primera vez en Venezuela con Industriales del Valencia a mediados de campaña, bateo para 265, con 5 jonrones y 24 empujadas.

En 1963 se estrenó en las mayores, aunque solo jugó 79 juegos con los Atléticos. La temporada de 1964 fue muy parecida compartiendo con Kansas City y AAA.

Al finalizar la campaña regresa a Venezuela ahora con Leones del Caracas, viviendo su gran año en esta pelota.

Sorprende con su poder, finalizó líder en jonrones con 13, pero los primeros diez los conectó en sus primeros 25 juegos, le tomó 98 turnos con los que se convirtió en el pelotero que en menos turnos arribó a esa cifra, marca que al año siguiente le quitaría Rico Carty, pero esa es otra historia.

También comandó las impulsadas con 41, los boletos con 31 y primero en slugging con .557, el 30 de noviembre de 1964 Harrelson se convirtió en el cuarto pelotero que conecta tres jonrones en un juego en Venezuela, fue ante La Guaira en el universitario.

Al año siguiente regresó con el Caracas, pero solo actuó en 10 juegos y se fue con un jonrón conectado y 290 de promedio. Así fue el paso por Venezuela de este nuevo miembro del Salón de la Fama.

A partir de 1966 Harrelson se estableció en el jardín derecho de los Atléticos, pero solía tener confrontación con el propietario Charles Finley, quien decidió cambiarlo a Washington en agosto de ese año, solo para traerlo de vuelta en junio de 1967.

En agosto de ese año Finley tuvo serios problemas con el mánager del equipo, Alvin Dark, por lo que lo despidió, Harrelson protestó haciendo señalamiento en contra de Finley y también fue botado.

De inmediato firmó con Boston quienes buscaban desesperadamente un buen bateador para suplantar al lesionado Tony Conigliaro quien había recibido un fuerte pelotazo en el ojo diez días antes.

Con Boston asistió ese año a su única Serie Mundial, donde los Medias Rojas cayeron ante San Luis.

Suplantar a la gran figura del equipo no era tarea fácil pero la personalidad y su bateo lo convirtieron pronto en uno de los estelares del equipo.

En 1968 asistió por única vez a un Juego de Estrellas, conectó 35 jonrones y fue líder remolcador de la Liga Americana con 109, terminó tercero en la elección al Más Valioso y ganó el Premio al Jugador del Año de The Sporting News.

Todo iba perfecto, pero luego de 10 días de iniciado el campeonato de 1969, Boston anunció el cambió de Harrelson junto a dos peloteros a Indios de Cleveland, ante lo que Harrelson señaló que prefería retirarse del beisbol, ya para entonces era un ranqueado jugador de golf en los torneos profesionales de Estados Unidos.

Muchos autores señalan que la actitud de Harrelson fue un preámbulo a lo que sería la agencia libre.

Luego de días de reuniones en las oficinas del comisionado el jugador aceptó jugar el Cleveland.

Le fue mejor de lo que pensaba, le dieron un programa de media hora en uno de los principales canales de televisión de la ciudad y publicaron su autobiografía, en el terreno respondió con 27 cuadrangulares y 84 remolcadas.

En los entrenamientos primaverales de 1970 sufrió una fractura de su pierna derecha lo que le imposibilitó jugar hasta septiembre.

A mediados de la temporada de 1971, a los 29 años anunció su retiro del béisbol para dedicarse al golf profesional.

Por cierto a él se le atribuye hacer popular y la re-introducción del guante para batear, ya que en una ocasión tras una dura jornada de golf, utilizó sus guantes propios de ese otro deporte para aminorar el dolor al agarrar el bate.

Al principio fue ridiculizado pero ese mismo año una gran cantidad del jugadores comenzaron a utilizar guantes de golf para batear, un uso que nunca se había establecido en las mayores y que el último que se recordaba era Roger Maris quien los usaba ocasionalmente.

Harrelson se mantuvo en el golf profesional por muchos años, pero en 1982 regresó al béisbol, lo hizo como narrador de Medias Blancas de Chicago.

De allí pasó a ser Gerente General del equipo, fue él quien despidió al manager Tony LaRussa y al asistente Dave Dombrowski, el que cambió a Bobby Bonilla.

Renunció al cargo en 1986,  en 1987 pasó a narrar los juegos de Yankees de Nueva York y en 1990 regresó con los Medias Blancas donde se mantuvo con un lenguaje muy pintoresco y frases que se hicieron célebres por 33 años.

El 8 de junio de 2010 fue honrado por el equipo con “Hawk Harrelson Night”, los primeros diez mil fanáticos que entraron a ese juego contra Detroit recibieron una franela que tenía impresa en la espaladas las principales frases que Harrelson utilizaba en las descripciones de los juegos.

Sin duda una gran figura dentro del espectáculo del béisbol.

 

Advertisement