Con Mariano Rivera y Edgar Martínez ahora son 15 los latinos en Cooperstown

@tonyfloresbbc

La ceremonia del Salón de la Fama de 2019 figura entre las históricas ya que por primera vez es entronizado un pelotero que sacó que 100 por ciento de los votos, el panameño Mariano Rivera es el primer miembro de Cooperstown en ser elegido en forma unánime.

Pero también pasa a la historia para el béisbol latinoamericano ya que por primera vez son exaltados dos jugadores de habla hispana, por la vía de los votos.

Edgar Martínez, aunque nacido en Nueva York, fue criado por sus abuelos en Puerto Rico, país de sus padres y jugó como nativo en la liga boricua siendo campeón del Caribe en 1995.  Así se completan un total de 15 jugadores latinos exaltados al templo de los inmortales.

El pelotero latinoamericano ha estado presente en el béisbol de Grandes Ligas casi desde su inicio. El primero en figurar fue el cubano Esteban Bellan, quien llegó a las mayores en 1871, también se cuenta de Vicente Navas, quien aparece como nacido en San Francisco, California, pero jugó como nativo en Cuba, otro caso parecido es el de Chick Pedroes, quien aparecía como nativo de Chicago, pero investigaciones resientes lo ubican como nativo de La Habana, Cuba.

Pedroes, que para algunos se pudo llamar Carlos Pedro o algo parecido, jugo dos encuentros con los Cachorros en 1902, siempre como jardinero y es después del colombiano Luis Castro el segundo latino en jugar en las mayores en el siglo veinte.

Hubo que esperar hasta 1912 cuando debuta el también cubano Miguel González el primer latino en ser regular en las mayores. Sin embargo el primer latino en aparecer como candidato al Salón de la Fama fue el pitcher derecho cubano Adolfo Luque, quien desde 1914 hasta 1935 ganó 194 juegos, incluyendo 27 en 1923.

Luque apareció en la boleta de candidatos en la elección de 1937, cuando solo logró un voto, su nombre figuró en otras nueve votaciones.

El segundo latino en aparecer fue el propio González quien acompañó a Luque en cinco procesos desde 1950 hasta 1960.

El venezolano Alfonso “Chico” Carrasquel fue el tercero en 1966. El cubano Orestes Minnie Miñoso sacó solo 6 votos en la elección de 1969, se había retirado en 1964, pero regresó en 1976 actuando en tres juegos y luego volvió a las mayores en 1980, así que cinco años más tarde volvió a ser candidato y en 1986 sacó 89, había cambiado por completo la perspectiva que tenían de su carrera y se mantuvo en las boletas hasta 1999.

El puertorriqueño Roberto Clemente fue el primero en tener una placa en Cooperstown, tras fallecer en un accidente de aviación el 31 de diciembre de 1972. Para la elección de 1973 se propuso una votación especial para la exaltación de Clemente. El día de la votación, el 24 de enero de 1973, Clemente sacó 393 votos de un total de 424. A partir de entonces se estableció una nueva norma que permite considerar como candidato a los peloteros que hayan muerto estando activos, seis meses después de su fallecimiento.

El 10 de junio de 1971 se estableció el Comité de Ligas Negras, el cual seleccionaría a un jugador de estos circuitos cada año. Por esta vía llegó el cubano Martín Dihigo, a quien se le pueden comprobar el haber ganado 497 juegos en todas las ligas profesionales en las que vio acción.

En 1983 llegó el primer latino en ser electo por la Asociación Americana de Cronistas del Beisbol, BBWAA por sus siglas en inglés, el dominicano Juan Marichal llegó segundo de Brooks Robinson, con un 83.7 por ciento de los votos.

El 1984 el venezolano Luis Aparicio es el primer latino en ser primero en una elección al lograr el 84.6 por ciento. El panameño Rod Carew es electo en su primer intento en 1991 y el boricua Orlando Cepeda llega en 1999 a través del comité de Veteranos. El cubano Tany Pérez logra la exaltación en 2000.

Para el año de 2006 se establece un comité que revise la actuación de las figuras más relevantes que actuaron en las Ligas Negras, ello resultó en la elección de 17 personajes entre los que estaban los cubanos José de la Trinidad Méndez y Cristóbal Torrientes.

Por la vía de la elección de la BBWAA, sean sumados los boricuas Roberto Alomar (2011) e Iván Rodríguez (2017), así como los dominicanos Pedro Martínez (2015) y Vladimir Guerrero (2018). Ahora con Mariano Rivera y Edgar Martínez son 15 los latinos inmortales.

Advertisement