El pasado 19 de abril el  venezolano Cesar Hernández arribó a los 500 imparables en el mejor béisbol del mundo, es una buena cifra para el criollo quien batea para  promedio de .284 en 6 campañas en las mayores.

Pero ese imparable fue con tres en circulación y curiosamente sirvió para barrer las almohadillas.

El imparable fue ante los envíos de Jameson Tailon de los Piratas de Pittsburgh

Impulsar a tres compañeros de equipo con un imparable es una situación que sucede pocas veces, tan pocas, que en los Phillies no sucedía desde 1978, año en que los cuáqueros comandaron la liga nacional con récord de 90 ganados y 72 perdidos.

El valenciano que arribo al big show a los 23 años de edad ya posee 6 temporadas de experiencia en el máximo nivel del béisbol.

Y su imparable 500 será recordado como “un hit barrebases”.