Víctor López

14 son los criollos que han debutado en el presente año en la “Gran Carpa”

El pelotero venezolano sigue demostrando su gran calidad año a año y las organizaciones del mejor béisbol del mundo premian el talento y el esfuerzo de los criollos con nuevas firmas y propiciando oportunidades a los nativos de estrenarse en el más alto nivel de este deporte.

Al menos un venezolano ha debutado en MLB de forma ininterrumpida desde el año 1987. Desde aquella fecha, 333 es el número de criollos que llegaron a la tierra deseada. La cantidad es aún más escandalosa si se toman en cuenta sólo los peloteros que debutaron a partir del 2000, la cifra es de 256 y como coincidencia hay que destacar que esta época dorada del béisbol venezolano en el extranjero inició con el estreno del prolífico lanzador Johan Santana.

Este año ya debutaron en las Grandes Ligas 14 jugadores nacidos en Venezuela:

Luis Torrens (San Diego Padres)

Antonio Senzatela (Colorado Rockies)

José Osuna (Pittsburgh Pirates)

José Alvarado (Tampa Bay Rays)

Arcenio León (Detroit Tigers)

Ricardo Pinto (Philadelphia Phillies)

Ronald Herrera (New York Yankees)

Eduardo Paredes (Los Angeles Angels)

Franklin Barreto (Oakland Athletics)

Ildemaro Vargas (Arizona Diamondbacks)

Adrián Sánchez (Washington Nationals)

José Ruiz (San Diego Padres)

Ricardo Rodríguez (Texas Rangers)

Anthony Santander (Baltimore Orioles)

De los 14 peloteros, ocho son lanzadores, manteniendo el equilibrio histórico en la relación entre bateadores y lanzadores criollos. En la historia de MLB, 372 venezolanos han participado en la liga, siendo el primero de ellos un lanzador. “La tierra de los campocorto” ha tenido en su historia 165 lanzadores, cifra que roza el 50% de los peloteros venezolanos que han jugado en las mayores. Este balance entre lanzadores y bateadores fue tal desde los primeros años de los criollos en las Grandes Ligas.

Desde el debut de Alejandro “Patón” Carrasquel el 23 de abril de 1939 (primer criollo y lanzador en MLB) hasta el 2 de julio de 1954, día debut del zuliano Ramón Monzant, cinco venezolanos habían alcanzado el nivel más alto del béisbol, ¿la curiosidad? Tres bateadores y dos lanzadores (estos últimos con carreras más extensas entre ellos que los otros tres peloteros) casi el mismo balance en la relación que en la actualidad, de hecho, para aquel momento sólo se contaba con un shortstop, Alfonso Carrasquel.

En cuanto a la distribución geográfica de los peloteros recientemente ascendidos, resalta el estado Carabobo como el más representado con un total de cuatro peloteros, seguido por Zulia con tres, luego están Aragua y Trujillo con dos y por último Distrito Capital, Monagas y Nueva Esparta con uno por lado. Que Carabobo sea el más representado en esta lista no sorprende, pues es el estado venezolano de mayor aporte de jugadores a MLB con un total de 52 en la historia. La capital Caracas se queda ampliamente como la ciudad venezolana más representada en las Grandes Ligas, con 56 peloteros en toda su historia.

Entre los estados de menor cantidad de peloteros, Trujillo viene en alza en su calidad de beisbolistas, antes de la temporada de 2014 no tenía pelotero alguno en las mayores y desde el 3 de septiembre de aquel año, con el debut de Leonel Campos, son cuatro en total los jugadores nacidos en esa zona que han subido al piso más alto. Mérida y Cojedes son los estados que se mantienen con sólo un jugador que ha subido a MLB. ¿Para qué más? Dicen los merideños, sólo con las actuaciones de Johan Santana, oriundo de Tovar estado Mérida, superan al resto del país con los dos premios Cy Young ganados por el lanzador zurdo. Amazonas, Apure y Delta Amacuro son los únicos estados venezolanos que aún no han producido jugadores con nivel de grandes ligas.

De esta lista de novatos, el primero en debutar en la campaña actual fue el valenciano Torrens, quien tuvo su primera participación el pasado 2 de abril en la receptoría de los Padres San Diego. El propio Torrens es el segundo entre los novatos en juegos disputados con 47, detrás de los 82 disputados por parte de José Osuna con Pittsburgh. El carabobeño también se convirtió en el primer venezolano nacido en la segunda mitad de la década de los 90 en jugar en el béisbol de Norteamérica, el cátcher valenciano nació el 2 de mayo de 1996, a esta lista se sumó más tarde, el también novato, Franklin Barreto en su espectacular estreno con los Oakland Athletics.

En cuanto al rendimiento, el abridor de los Colorado Rockies, Antonio Senzatela es el que ha dejado las notas más altas, el carabobeño posee récord de 10 ganados y cuatro perdidos, a pesar de una efectividad un poco elevada de 4.56.

El número de 14 debutantes en una temporada de grandes ligas es el más bajo para peloteros criollos desde la temporada 2011 cuando también subieron 14 peloteros, sin embargo, esta cantidad está bastante lejos del promedio de casi cinco jugadores por año que se han registrado desde que algún venezolano puso pie en un terreno de la mejor liga del béisbol del mundo.

Este es un reflejo claro de que la cantidad de jugadores venezolanos que suben a MLB está en pleno crecimiento y año tras año se sostiene gracias a la calidad y la buena reputación de los venezolanos que han dejado huella en el béisbol americano.

Como curiosidad, el último de este grupo en debutar fue Anthony Santander, el margariteño de los Baltimore Orioles se convirtió en el pelotero número 372 de Venezuela en las mayores y el 19.113 en la historia de MLB; independientemente de su lugar de nacimiento.

El de mayor edad en este grupo de novatos criollos es el relevista de las Águilas del Zulia, Arcenio León, el marabino se estrenó el pasado 28 de mayo con los Detroit Tigers, organización con la que firmó en octubre de 2016 como agente libre tras sus aventuras con los Houston Astros y los Chicago White Sox. León es el único pelotero de los subidos a las mayores que no nació en la década de los 90 (nacido en 1986).

En total son 102 los jugadores venezolanos que han sido parte de los encuentros de la MLB en la actual temporada. Venezuela sigue siendo uno de los países latinos de mayor aporte de beisbolistas a MLB y es un hecho que, se vislumbra, seguirá con un crecimiento sostenido en los próximos años, pues la cantidad de peloteros que van abriéndose camino en las ligas menores cada vez es mayor y la calidad de los mismos es directamente proporcional. Con este número de 14 jugadores nativos debutantes en las mayores, se mantiene el promedio que se ha presentado desde el inicio del actual siglo, desde el debut de Johan Santana en el año 2000, el promedio de venezolanos que suben a las mayores temporada tras temporada es exactamente de 14,2 cifra que, ojalá, puede seguir aumentando en los años próximos; ¡larga vida a los jugadores (y quizá managers) venezolanos en las mayores!